El estudio de Ana tiene un encanto especial. Sus jardines son espectaculares, la fuente central, el salón acristalado con tanta luz y por supuesto por el trato, inmejorable e insuperable.