El Estudio de Ana es un lugar encantador, cálido, con esa decoración tan bonita. Perfecto para crear ese ambiente familiar y desde luego atentos a cada detalle. La comida fue una explosión de sabores, todo medido al mínimo detalle. No tengo más adjetivos para describir ese lugarcito tan mágico.